Antonio Calderón, nuevo entrenador de la Real Balompédica Linense

La Real Balompédica Linense ha dado a conocer al que será, hasta el término de este curso 2019-2020, su entrenador. Tras la destitución de Jordi Roger, la entidad blanquinegra ha anunciado el fichaje de Antonio Calderón como técnico del equipo. Un entrenador con una experiencia más que contrastada, que aterriza en el estadio Municipal de La Línea para tratar de darle la vuelta a la situación por la que atraviesan los balonos en el Grupo IV de Segunda División B.

A través de un comunicado de prensa difundido en  sus medios oficiales, la Real Balompédica Linense confirmó el desembarco de este técnico. “La RBL informa que ha llegado un acuerdo para la CONTRATACIÓN del TÉCNICO gaditano ANTONIO CALDERÓN BURGOS @caldera86 para que se haga cargo de la primera plantilla de la BALONA hasta final de temporada”, indicó al respecto el club linense.

La trayectoria en los banquillos de Antonio Calderón comenzó en el fútbol escocés, asumiendo en el curso 2002-2003 los mandos del Raith Rovers FC. Un club al que dirigió durante dos campañas, logrando en la primera un ascenso de categoría y siendo galardonado como el mejor DT del certamen. Posteriormente pasó al Cádiz CF, en cuyos escalafones inferiores entrenó desde los años 2005 hasta 2007. Así, entrenó al Juvenil “A” del cuadro gaditano y también al conjunto filial. 

A mediados de la temporada 2007-2008 tomó el mando del conjunto gaditano, en sustitución de Mariano García Remón. Aquella campaña se produjo su estreno en la Segunda División, al frente del equipo de sus amores. Dirigió un total de 25 encuentros, antes de ser destituido en la jornada 32. Pese a ello, en la temporada 2008-2009 Calderón continuó trabajando en la categoría de plata del fútbol español: pasó a entrenar a la SD Huesca. Estuvo dos temporadas al frente del equipo oscense, consiguiendo en ambas la permanencia sin apuros: en el curso 2008-2009 dejó al equipo en undécima posición, mientras que una temporada más tarde clasificó a los aragoneses en decimotercer lugar. 

En la temporada 2010-2011 inició una nueva etapa en su carrera, entrenando al Albacete Balompié. Sin embargo, su etapa en el equipo manchego resultó breve: fue cesado tras 24 partidos. Una temporada después, asumió el mando del CD Tenerife, en la que fue su primera experiencia en Segunda B. No llegó a concluir la temporada con los canarios, siendo destituido tras 21 encuentros. Posteriormente, en la temporada 2012-2013 volvió al Huesca, con el que no pudo repetir los éxitos de su primera etapa. Así, fue cesado en la decimoséptima jornada. 

No volvió a entrenar hasta el tramo final de la temporada 2013-2014, cuando aceptó el reto de sustituir a Raul Agné en el Cádiz. Iniciaba la segunda etapa de su carrera a los mandos del Submarino Amarillo, al que logró clasificar para el play-off de ascenso tras acabar en cuarta posición en el Grupo IV de Segunda B, protagonizando una gran reacción en el plantel. En la postemporada, su equipo fue eliminado en la primera ronda por el Hospitalet. Continuó al frente del equipo en el curso 2014-2015: sin embargo, fue destituido tras 14 partidos. 

Posteriormente, en el curso 2015-2016, Antonio Calderón pasó a formar parte del cuerpo técnico del Granada CF, en Primera División. Haciendo tándem con Jose González, ayudó a que el equipo granadino se mantuviera en la máxima categoría del fútbol español.

Tras ese éxito, en la temporada 2016-2017 Antonio Calderón asumió un nuevo reto en su carrera al hacerse cargo del CF Fuenlabrada. Un club en cuyo banquillo se mantuvo hasta bien entrado el curso siguiente, logrando importantes hitos. Primero, alcanzar la gran final de la Copa RFEF (en la que su equipo sucumbió a manos del Atlético Saguntino). Luego, disputar por primera vez en la historia del club fuenlabreño el play-off de ascenso a Segunda División. En total, afrontó 67 partidos como titular del banquillo del estadio Fernando Torres, con un bagaje de 31 victorias, 20 empates y 16 derrotas.

En cuanto al pasado curso 2018-2019, lo inició en el extranjero al asumir el mando del Nogoom FC egipcio. Una aventura breve, al término de la cual regresó a nuestro país: su destino fue el Salamanca UDS, con el que logró la permanencia en Segunda División B tras 31 partidos. Ahora, Antonio Calderón afrontará un nuevo reto en la Real Balompédica Linense.