Andrés Martín, salvador del Córdoba CF ante el RC Deportivo

El Córdoba CF salvó su duelo con el RC Deportivo de esta décima jornada de la Liga 1,2,3 con un punto. No fue tarea sencilla, ya que el conjunto deportivista fue ganando desde el minuto 3, tras el tanto de Quique. Sin embargo, el combinado local fue capaz de nivelar la contienda en la recta final, cuando dispuso de superioridad numérica sobre el terreno de juego: Ais Reig expulsó a dos jugadores visitantes.

Fue el canterano Andrés Martín el encargado de salvar a los suyos en este duelo liguero, al lograr el agónico tanto del empate en el minuto 94. El joven futbolista fue uno de los cambios que introdujo José Ramón Sandoval en busca de la igualada ante el RC Deportivo: su momento llegó en el minuto 72, cuando sustituyó a Loureiro. Un cambio clave para el desarrollo final del choque.

Y es que, en el tiempo de prolongación, Andrés Martín se erigió en el héroe de los locales al colocar el definitivo 1-1 en el marcador de El Arcángel. El canterano supo vencer a Dani Giménez, tras un saque de esquina. Así las cosas, perforó las redes deportivistas con un certero remate, que resultó imposible para el meta visitante.

Un gol que supuso el segundo que conseguía este prometedor futbolista con el Córdoba CF en esta temporada 2018-2019. No en vano, Andrés Martín ya había sido capaz de dejar su sello anotador en la segunda ronda de la Copa del Rey, en la que su equipo pudo eliminar al Gimnàstic de Tarragona. Tras aquella diana ante los tarraconenses, ha vivido su estreno en la categoría de plata de nuestro fútbol.

En aquel partido de Copa del Rey, Andrés Martín acertó a perforar las redes del Gimnàstic de Tarragona cuando apenas habían transcurrido 4 minutos desde el pitido inicial. Fue con un certero remate desde la frontal del área, ante el que nada pudo hacer el tarraconense Becerra. Un gol que ayudó a dar la primera victoria de la temporada al Córdoba CF y con el que el atacante refrendó por qué es uno de los jugadores con mayor porvenir de la factoría cordobesista.