Alberto Monteagudo, destituido como entrenador del Recreativo de Huelva

La etapa de Alberto Monteagudo en el banquillo del Recreativo de Huelva ha llegado a su fin. El club onubense ha confirmado la destitución del manchego, llegado esta campaña al estadio Nuevo Colombino para tratar de pelear por la zona de play-off. Los resultados no han respaldado su labor, produciéndose su salida del Decano del fútbol español tras 24 jornadas.

“El consejo de administración del Real Club Recreativo de Huelva ha decidido destituir a Alberto Monteagudo como entrenador del primer equipo. Desde todos los estamentos del club se le agradece al entrenador albaceteño el trabajo, la profesionalidad y la dedicación mostrados durante el período en el que ha dirigido al Decano, al mismo tiempo que se le desea mucha suerte, tanto a nivel profesional como personal”, indicó al respecto el club a través de un comunicado de prensa difundido en sus medios oficiales.

Debutó como entrenador en el Lucena CF, club en el que colgó las botas, en las últimas ocho jornadas de la temporada 2008-2009. Cogió al conjunto cordobés en decimosexta posición, a dos puntos del descenso directo. Al término de la temporada, el equipo lograría la permanencia, empatado a puntos con el Antequera CF, que acabó disputando la promoción.

Su buen hacer le valió para continuar la temporada siguiente en el Lucena CF. Una temporada en la que el cuadro lucentino finalizó en una más que cómoda sexta posición: a diez puntos del play-off de ascenso y a trece del descenso. De hecho, aquel equipo 2009-2010 pasó por ser uno de los equipos menos goleados del Grupo IV.

Tras dos campañas en el Lucena C F, Alberto Monteagudo emigró al Grupo II, para dirigir a la Cultural Leonesa. Un histórico del fútbol español, que en campañas anteriores había peleado por cotas importantes en la división de bronce y que, en la temporada 2010-2011, se vio sumido en una terrible crisis institucional que lastró la marcha deportiva de la entidad. El cuadro leonés acabaría la temporada en decimocuarta posición, a cinco puntos del descenso. Un descenso que, si bien consiguió evitar en lo deportivo, no logró hacerlo en lo institucional.

En la temporada 2011-2012, Alberto Monteagudo dirigió al Badajoz. Recogió el testigo de Moisés Arteaga, con la misión de salvar a los pacenses en las últimas cinco jornadas de competición. Lo consiguió con honores, ilusionando a la afición: el Badajoz fue el cuarto mejor equipo del Grupo IV en las cinco últimas jornadas. Ganó cuatro partidos y perdió uno.

Ese saldo le permitió pasar al banquillo del Cádiz CF en el curso 2012-2013. Su estancia en el estadio Ramón de Carranza, sin embargo, resultó breve: apenas aguantó en el cargo 13 partidos. Su bagaje en ese período fue de cuatro victorias, cuatro empates y cinco derrotas. Posteriormente, en la siguiente campaña Alberto Monteagudo se hizo cargo de La Roda CF, a la que dirigió durante otros 31 partidos en la división de bronce.

Con la temporada 2015-2016 empezada, el técnico asumió el reto de entrenar al FC Cartagena. A los mandos del cuadro departamental permaneció hasta el curso 2017-2018, disputando en dos ocasiones el play-off de ascenso. La primera fue en la temporada 2016-2017, en la que los cartageneros cayeron en la segunda ronda ante el FC Barcelona “B”. La segunda fue en el curso 2017-2018, en el que tras ganar el campeonato en el Grupo IV de Segunda División B, tuvo que ir por el camino largo: llegó a la última eliminatoria, siendo su verdugo el Extremadura UD.

En el pasado curso 2018-2019 vivió su primera experiencia en Segunda División, dirigiendo al CD Lugo tras la destitución de Javi López. No llegó a acabar la temporada, sentándose en el banquillo del Anxo Carro en 23 encuentros. 

Con ese bagaje, Alberto Monteagudo recaló esta campaña en el banquillo del Recreativo de Huelva. Un club en el que se ha mantenido hasta ahora, habiendo presentado un bagaje bastante irregular en el Grupo IV de Segunda División B: siete victorias, ocho empates y nueve derrotas en 24 partidos. Números que han acabado propiciando su destitución.