Alberto Cifuentes, Alberto Perea y Rubén Cruz, cadistas con pasado en el Albacete Balompié

El Albacete Balompié será el próximo conjunto al que deba enfrentarse el Cádiz CF en la Liga 1,2,3. Los manchegos son un adversario complicado, que en estos momentos se encuentran batallando por eludir los puestos de descenso a Segunda División B. Esta circunstancia hará, sin duda, que los amarillos deban andarse con cuidado ante el combinado albaceteño, para el que cada partido es una auténtica final.

Este duelo en el estadio Ramón de Carranza será especial para tres de los jugadores que entrenan a las órdenes de Álvaro Cervera. No en vano, los tres defendieron con anterioridad los colores del Albacete Balompié. Son los casos de los experimentados Alberto Cifuentes, Alberto Perea y Rubén Cruz. Jugadores para los que este duelo será muy emotivo, al tratarse de su ex equipo.

Alberto Cifuentes dio sus primeros pasos en el fútbol profesional en la disciplina del Albacete Balompié. Un conjunto con el que, con apenas 19 años, tuvo la oportunidad de debutar en Segunda División. Fue en la temporada 1998-1999, de la mano del italiano Luigi Maifredi. Un técnico que le hizo saltar al campo en la duodécima jornada de aquella campaña, ante el Mérida. Tras la expulsión de Julio Iglesias, fue el encargado de defender la portería de su equipo. Una jornada más tarde volvió a ser titular bajo palos, rindiendo visita al CD Leganés.

Otro jugador que también debutó en el fútbol profesional en el Albacete Balompié fue Alberto Perea. El mediocampista se estrenó en la categoría de plata del fútbol español con los manchegos una década más tarde. Aquella campaña disputó un encuentro en Segunda División, de la mano de Juan Ignacio Martínez. Fue en la vigésima jornada, en la que los albaceteños sucumbieron por 0-3 ante el Hércules CF. En aquel encuentro, el ahora jugador cadista ingresó en el terreno de juego en el minuto 73, reemplazando a Alegre.

Por su parte, Rubén Cruz vivió grandes momentos de su carrera deportiva en las filas del Albacete Balompié. Con una dilatada experiencia a sus espaldas en la categoría de bronce, el atacante recaló en el club manchego en el curso 2013-2014, dispuesto a pelear por conseguir el ascenso a Segunda División. Un hito que consiguió, manteniéndose en las dos siguientes campañas en las filas de este equipo.

En su primera campaña en el club albaceteño, exhibió su mejor rendimiento, al marcar 23 goles durante la fase regular. Un gran rendimiento goleador que también demostró en el play-off de ascenso, donde logró tres goles ante el Sestao River: en aquella eliminatoria, el equipo consiguió regresar a Segunda División. En las dos siguientes campañas continuó enrolado en las filas del Albacete Balompié. En el curso 2014-2015, en el que vivió su debut en Segunda División, consiguió 10 goles que ayudaron al equipo a obtener la permanencia. Un éxito que el equipo no obtuvo en la campaña 2015-2016, al acabar en penúltima posición. En cuanto a cifras, el delantero consiguió siete goles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.