Abel Gómez, nuevo entrenador del Atlético Sanluqueño CF

La sorpresa ha saltado en el Atlético Sanluqueño CF. No en vano, tras haber anunciado la salida de Rafa Carrillo del banquillo de El Palmar, la directiva verdiblanca ha acabado encontrando la solución en casa. Y es que, el encargado de tomar las riendas del equipo será Abel Gómez, hasta ahora futbolista de los sanluqueños. Ante la delicada situación clasificatoria de los suyos en el Grupo IV de Segunda División B, ha acabado dando un paso al frente para tratar de pelear por la permanencia.

A través de un comunicado de prensa difundido en sus medios oficiales, el Atlético Sanluqueño CF confirmó la llegada de Abel Gómez a su banquillo. “Abel Gómez Moreno se convierte en el nuevo entrenador del primer equipo del Atlético Sanluqueño CF. A sus 36 años, Abel aparca la práctica del fútbol para tomar las riendas del conjunto verdiblanco y luchar por el objetivo de la entidad en esta temporada, ahora desde el banquillo”, indicó al respecto la entidad gaditana.

Asimismo, el Atlético Sanluqueño CF recalcó que “es un honor para el Atlético Sanluqueño CF ser el club elegido por Abel para colgar las botas y comenzar una ilusionante etapa como entrenador. Abel firma por lo que resta de temporada y una más, haciéndose cargo del equipo desde mañana mismo, siendo mañana tanto su presentación, a las 12:00h en las oficinas del club, como su primer entrenamiento, a las 17:00h en El Palmar”.

Esta será la primera experiencia en los banquillos de Abel Gómez, que tuvo una dilatada y fructífera carrera como futbolista. Comenzó su andadura profesional en los escalafones inferiores del Sevilla FC, debutando en el filial en la temporada 1999-2000. Fue ante el Real Betis “B”, en la vigésimo sexta jornada de competición. Una temporada en la que los hispalenses descendieron a Tercera División. Tras ser clave en el ascenso de categoría con los nervionenses, Abel Gómez permaneció en la disciplina del Sevilla FC “B” hasta la temporada 2003-2004. En su última campaña, anotó 10 goles y logró la clasificación para la promoción de ascenso. Acumuló 103 partidos en la categoría de bronce del fútbol español.

El Málaga CF “B” fue su siguiente parada. Con el filial malacitano debutó en la categoría de plata del fútbol español en la temporada 2004-2005, de la mano de Antonio Tapia. En su estreno en Segunda División, acumuló 35 partidos, logrando tres goles. También continuó con el filial malaguista en la temporada 2005-2006, en la que no pudo evitar el descenso del equipo a Segunda B. Un año en el que disputó 33 partidos, logrando cuatro goles.

Sus buenas actuaciones en el Málaga CF “B” no pasaron desapercibidas y el Real Murcia se hizo con sus servicios en la temporada 2006-2007. Su primer año en el conjunto pimentonero resultó muy positivo: logró su primer ascenso a Primera División. Contribuyó de forma decisiva a este hito, al anotar cuatro goles en 35 partidos. Con los murcianos, Abel Gómez debutó en la máxima categoría del fútbol español en la temporada 2007-2008, jugando 30 partidos y logrando cinco goles. Sin embargo, su equipo acabó descendiendo a Segunda.

Acabada esta etapa en su trayectoria, Abel Gómez probó fortuna en el extranjero, enrolándose en las filas del Steaua de Bucarest. Ante la falta de oportunidades en Rumanía, el sevillano llegó al Xerez CD en el mercado invernal de la temporada 2008-2009. Una temporada en la que vivió su segundo ascenso a Primera División. Formó parte del plantel xerecista que jugó en la máxima categoría en la temporada 2009-2010.

Una temporada más tarde, Abel Gómez firmó por el Granada CF, que acababa de ascender a Segunda División. Fue un gran año para el conjunto nazarí, que logró el ascenso a Primera División tras derrotar en la promoción de ascenso al Elche. El mediocampista fue clave en aquel éxito, jugando 41 partidos durante la temporada y anotando tres goles. También ayudó, en el siguiente curso, a que el cuadro rojiblanco permaneciera en la máxima categoría del fútbol español.

En la temporada 2012-2013, Abel Gómez llegó al Córdoba CF. Un equipo en el que se mantuvo tres temporadas, logrando su cuarto ascenso a Primera en la temporada 2013-2014. Un éxito que llegó tras vencer a la UD Las Palmas en la promoción de ascenso. Asimismo, defendió la zamarra del equipo blanquiverde durante el curso 2014-2015, en la que los cordobeses compitieron en la máxima categoría del fútbol español sin demasiado éxito.

Acabada esa etapa, Abel Gómez recaló en el Cádiz CF. Desde su llegada al Submarino Amarillo, el mediocampista se convirtió en un jugador importante, gozando de la confianza tanto de Claudio Barragán como de Álvaro Cervera. En la fase regular del campeonato en el Grupo IV de Segunda B acabó disputando 32 partidos, anotando dos goles: ante el Jumilla FC y el Real Murcia. Asimismo, tuvo una participación activa en las eliminatorias del play-off de ascenso ante el Racing de Ferrol y el Racing de Santander, ayudando al cuadro cadista a retornar a Segunda División.

En la temporada 2016-2017 tuvo un rol menos importante en el equipo. No en vano, apenas fue alineado por Álvaro Cervera en cinco encuentros: cuatro en Segunda División y otro en Copa del Rey, ante el Córdoba CF. Esta situación motivó que en el mercado de invierno abandonara el club, recalando en el Lorca FC. En el brócoli mecánico añadió un nuevo ascenso a su palmarés: a las órdenes de David Vidal consiguió dar el salto a Segunda División. Todo ello, tras jugar 16 compromisos oficiales y de anotar un gol.

Así las cosas, Abel Gómez comenzó la pasada campaña en el Lorca FC en Segunda División. Permaneció en la plantilla lorquina hasta el mercado invernal, disputando 10 encuentros y logrando tres goles. Posteriormente, el mediocampista recaló en el UCAM Murcia CF, al que no pudo clasificar para el play-off de ascenso en el Grupo IV de Segunda División B. En su etapa en La Condomina, logró anotar un gol en 11 partidos.

Con este bagaje, Abel Gómez llegó al Atlético Sanluqueño CF. Un equipo en el que ha apurado sus últimos meses como futbolista, gozando de mucha continuidad sobre el rectángulo de juego: disputó 21 partidos en el Grupo IV de Segunda División B, logrando dos goles. Ahora, toma los mandos del equipo verdiblanco para pelear por la permanencia, en su primera aventura como técnico.