Pleno de empates de la UD Almería visitando a los equipos del play-off

La UD Almería demostró, en su visita al RC Deportivo en la trigésimo primera jornada de la Liga 1,2,3, que es un equipo muy duro de batir. No en vano, el equipo almeriense cuajó un gran partido en Riazor, de donde se marchó habiendo sumado un valioso punto para sus aspiraciones: el resultado final en el coliseo deportivista fue de 0-0. Un marcador que permite al equipo de Fran Fernández mantener su buena dinámica visitando a los conjuntos que, en estos momentos, se sitúan en zona de play-off de ascenso a Primera División.

De los cuatro equipos que ahora mismo disputarían la postemporada en la Liga 1,2,3, la UD Almería ha rendido visita a tres: solamente le queda por visitar al RCD Mallorca. Los unionistas han tenido la oportunidad de jugar a domicilio ante Albacete Balompié, Málaga CF y RC Deportivo. Duros oponentes, ante los que siempre fue capaz de puntuar tras haber firmado las tablas en sus respectivos feudos.

El Albacete Balompié fue el primero de estos equipos a los que la UD Almería rindió visita en este curso 2018-2019. Fue en la décima jornada, donde se vivió un igualado choque en el estadio Carlos Belmonte. Tras los 90 minutos reglamentarios, los dos equipos se repartieron los puntos tras el 1-1 final. Bela adelantó al cuadro local, batiendo a René Román en el minuto 60. Sin embargo, los rojiblancos lograron nivelar la balanza en el minuto 80, con el gol de Álvaro Giménez.

Una historia que se repitió en la visita de la UD Almería al Málaga CF, en la vigésimo cuarta jornada de la Liga 1,2,3. No en vano, en La Rosaleda, los dos equipos acabaron empatando a uno. Los boquerones fueron los primeros en marcar, tras el tanto de Adrián González en el minuto 12 de juego. En la recta final llegó el empate almeriense, en botas de Luis Rioja: anotó en el minuto 90.

Ahora, la UD Almería ha vuelto a sumar un punto en su visita al RC Deportivo. Y es que, en Riazor, los almerienses acabaron empatando sin goles ante los deportivistas. Todo ello, en un partido en el que solo el acierto bajo palos de Dani Giménez privó a los almerienses de lograr un botín mayor.