Pablo Machín, destituido como técnico del Sevilla FC

La eliminación del Sevilla FC en los octavos de final de la UEFA Europa League ya tiene consecuencias. Y es que, de forma fulminante, el club nervionense ha acabado destituyendo al que hasta ahora era su entrenador. Pablo Machín, apuesta de la entidad sevillista de cara a este curso 2018-2019, ha acabado siendo cesado. Los malos resultados en la Liga Santander y el varapalo europeo lo han acabado condenando.

A través de un comunicado de prensa difundido en sus medios oficiales, el Sevilla FC confirmó la salida del que hasta ahora era su entrenador. “El Sevilla FC ha tomado este viernes la decisión de relevar de su cargo al hasta ahora técnico de la primera plantilla, Pablo Machín, debido a los malos resultados cosechados por el equipo en las últimas semanas”, indicó al respecto la entidad nervionense.

Su trayectoria en los banquillos comenzó en la temporada 2011-2012, cuando fue designado para entrenar al CD Numancia. En su primera campaña a los mandos de los numantinos, Pablo Machín fue capaz de dejar al equipo en una más que meritoria décima posición, con un balance de 15 victorias, 12 empates y 15 derrotas. Números que no pudo mejorar de cara al curso 2012-2013, en el que la escuadra soriana acabó en decimosegunda posición en el campeonato liguero. Todo ello, tras haber conseguido 13 victorias, 16 empates y 13 derrotas.

No volvió a entrenar hasta la recta final del curso 2013-2014, cuando reemplazó a Javi López a los mandos del Girona FC. Un equipo que se encontró en una delicada situación en la tabla y al que, sin embargo, pudo salvar del descenso. Los gerundenses acabaron lejos de la quema, gracias a los seis triunfos, tres empates y cuatro derrotas cosechadas con Pablo Machín.

A partir de ahí, Pablo Machín fue creciendo año a año con el Girona FC, rozando el ascenso en los dos siguientes cursos. En la temporada 2014-2015 la escuadra catalana finalizó en tercera posición, escapándosele el ascenso directo en la última jornada. No tuvo suerte en el play-off, donde cayó en la primera ronda ante el Real Zaragoza. De cara a la siguiente campaña, el técnico soriano llevó a los gerundenses hasta la cuarta posición de la Liga 1,2,3. Sin embargo, en la postemporada se vio superado por CA Osasuna en la eliminatoria decisiva.

Suele decirse que a la tercera va la vencida. Y justo eso sucedió para Pablo Machín. En su tercera temporada completa en el banquillo del Girona FC, el soriano fue capaz de llevar al cuadro catalán hasta la máxima categoría. Los gerundenses se erigieron en un bloque sólido y solvente, que finalizó el certamen en segunda posición. Todo ello, fruto de sus 20 victorias, 10 empates y 12 derrotas.

La pasada campaña, Pablo Machín afrontó el reto de mantener al Girona FC en el año de su debut en Primera División. Un reto que consiguió con creces, llegando incluso su equipo a soñar con la posibilidad de clasificarse para la UEFA Europa League. Finalmente, el soriano dejó al cuadro catalán en décima posición, con 51 puntos.

Estos méritos acabaron llevándole al banquillo del Sevilla FC, del que ha acabado siendo destituido en este mes de marzo. Su balance, entre todas las competiciones, ha sido de 26 victorias, nueve empates y 15 derrotas en los 50 compromisos oficiales en los que se ha sentado en el banquillo sevillista. Deja al equipo sexto en la Liga Santander, tras haber caído en cuartos de final de la Copa del Rey y en octavos de final en la UEFA Europa League.