Entrevista a Juanfran Expósito, futbolista de la UD San Pedro

Juan Francisco Expósito Díaz (Málaga, 02-02-1992) llegó este año a las filas de la UD San Pedro para pelear por la permanencia en el Grupo IX de Tercera División. Una categoría en la que el portero ha podido debutar en este curso 2018-2019, llegando a colocarse bajo palos en 13 ocasiones. La última, el fin de semana pasado ante la UDC Torredonjimeno. El cancerbero analizó la actualidad rojinegra en esta entrevista a El Córner del Sur.

El fin de semana pasado la UD San Pedro sumó un punto en casa ante la UDC Torredonjimeno. ¿Cómo vivió el choque?

Bueno, pues en la dinámica de los últimos partidos en casa. Nos cuesta muchísimo arrancar los partidos en casa. Luego sí es verdad que en la segunda parte espabilamos. En dos errores puntuales nos penalizaron de manera muy rápida. Más tarde, con el penalti a favor y con la expulsión de su defensa, nos pusimos con 1-2 y cambió totalmente la película. Después, nada más empezar la segunda parte, el gol de Manu nos dio alas. Al final tuvimos dos palos, varias ocasiones… Nos faltó un pelín de suerte, que es lo que nos está faltando en casa para sacar los puntos.

¿Qué sabor de boca les dejó este punto conseguido ante un rival directo en la dura batalla por la permanencia?

Tal y como sucedió el partido, un poco agridulce. Tan negro que lo veíamos, al final nos metimos en el partido. Ese gol nos dio alas y como estábamos jugando, con las llegadas que tuvimos y no poder materializar las ocasiones… Se nos quedó un poco de mal sabor de boca porque en casa se nos están yendo muchos puntos.

Por el momento, la UD San Pedro se encuentra en vigésima posición, con 27 puntos. ¿Cómo está viendo al cuadro rojinegro en el Grupo IX de Tercera División?

En el tiempo que yo llevo, no ha habido ningún partido en el que hayamos dejado de competir. Quitando ante los tres o cuatro gallitos de la zona alta, los demás partidos los hemos competido de tú a tú. Fuera de casa se nos está dando mejor que en casa, que se nos atasca un poco más. Si consiguiéramos mantener una línea regular en casa, sería otra historia la verdad.

En su opinión, ¿a qué se debe el dispar rendimiento del equipo en casa y fuera?

La verdad es que no tiene explicación lógica. Trabajamos por igual sea el rival que sea: el míster nos conciencia que cada partido es una final. Es verdad, es real: ya para nosotros cada partido es una final. Nos da igual que sea ante el penúltimo, que es el Atarfe Industrial, que fuera visitando al CD Huétor Tájar que tiene un campo muy difícil. Nosotros intentamos plantearlos de igual manera, con la misma intensidad. Pero en casa, sentimos una presión o lo que sea, que no conseguimos plasmar el trabajo de la semana.

¿Cómo está viviendo la batalla por la permanencia?

Dura. Hace dos o tres semanas tuvimos una racha muy buena, con un partido atrasado que teníamos en Melilla. Empezamos a asomar un poquito la cabeza en la lucha por la permanencia. En estas semanas recientes nos hemos frenado un poquito, pero aún queda bastante tiempo y creo que podemos darle la vuelta a la situación.

En su opinión, ¿por dónde debe pasar la consecución de la permanencia de la UD San Pedro?

Sobre todo en casa. Tenemos que amarrar muchos más puntos: la mayoría que podamos. Y cuanto antes, mejor. En las últimas jornadas tenemos salidas complicadas ante equipos del play-off y en casa tenemos que mejorar bastante.

Si tuviera que destacar, en estos momentos de competición, una posible virtud y un posible defecto de la UD San Pedro sobre el terreno de juego, ¿cuáles serían? ¿Por qué?

Empiezo por los defectos. El defecto mayor creo que es que cualquier error, por mínimo que sea, nos penaliza y ya nos derrumba por momentos. En cuanto a una virtud, el trabajo, el compromiso, la solidaridad que tenemos todos para intentar sacar esto adelante. No estamos teniendo suerte para el trabajo que estamos haciendo.

Esta campaña supone la primera que pasa en las filas de la UD San Pedro. ¿Qué fue lo que le atrajo de la posibilidad de llegar a este conjunto?

Un reto muy bonito. Cuando yo llegué el equipo estaba en puestos de descenso y me ofrecieron la posibilidad de ayudar para conseguir el objetivo de la permanencia. Me pareció súper interesante, porque el equipo es bueno y hay buen vestuario. Estoy convencido de que al final, con trabajo, lo vamos a sacar.

Ha tenido la oportunidad de colocarse bajo palos en 13 compromisos ligueros. ¿Cómo se está sintiendo en este curso 2018-2019?

Bastante bien. Es cierto que llegué por el tema de la lesión de un compañero, que nunca es agradable. Pero me arroparon muy bien todos. Me he ido sintiendo de menos a más. Al principio estaba con un poco de tensión y ya luego me he ido relajando. Cada vez, me veo mejor.

¿Cuál ha podido ser el mejor momento de la temporada, desde el punto de vista personal?

Desde el punto de vista personal, creo que el partido en Martos. También el de Melilla. Fueron partidos en los que realmente nos lo jugábamos todo. Teníamos bastante tensión y creo que hicimos un trabajo espléndido. A la vista están los resultados. No eran campos fáciles para sacar puntos y lo conseguimos. Creo que debemos seguir esa línea en el futuro.

Esta próxima jornada a su equipo le tocará afrontar un durísimo desplazamiento ante el Atlético Mancha Real. ¿Cómo ve el partido?

La verdad es que, a priori, el Atlético Mancha Real es uno de los gallitos de la categoría. Quizás aspiraba a estar un poco más arriba. En casa se les han escapado algunos partidos y dado que a nosotros parece que se nos da mejor competir fuera de casa, pienso que si somos solidarios e inteligentes podremos sacar algo muy positivo de allí.

Para finalizar, ¿qué espera tanto a nivel personal como a nivel colectivo de cara a lo que queda de competición?

A nivel personal, siempre que tenga la oportunidad ayudar lo máximo que pueda al equipo. A nivel colectivo, está claro: el objetivo es la permanencia. Debemos intentar sacar todos los puntos que podamos, competir al 100% en cada partido. Así, estoy seguro de que lo vamos a sacar.